';

8 razones para poner un gallego en tu vida… y en tu equipo.

8 razones para poner un gallego en tu vida… y en tu equipo.

Mañana, día 25 de julio, se celebrará el Día de Galicia así que…  Qué mejor motivo para reflexionar sobre qué supone contar con un gallego o gallega en un equipo de trabajo.

  1. Un firme compromiso de lealtad. ¿Qué es si no la típica morriña gallega más que el apego y la fidelidad llevadas al mejor de los extremos? Y todo aquel que pisa suelo lucense, coruñés, pontevedrés u orensano es incapaz de rebatirlo.
  2. Una capacidad de análisis incomparable: a los habitantes de Galicia siempre se nos tacha de indecisos, como si ese rasgo no se debiese a la necesaria reflexión de los pros y contras antes de equivocarse en cualquier determinación.
  3. Una paciencia infinita a prueba de bucles eternos de pregunta en respuesta a otra pregunta. Así es cómo nos pintan aquellos que nunca han comprobado, en primera persona, lo resolutivos que somos al noroeste de España.
  4. La universalidad de sus gentes. Mucho antes de que las aerolíneas de bajo coste estuvieran sembrando personas hasta en el último ‘recuncho’ del mundo, algún gallego ya había llegado allí antes. Seguro que hasta Armtrong tenía familia aquí…
  5. La capacidad de adaptación de sus habitantes. Vivir o trabajar con algún nativo de Galicia es una garantía de generosidad, ya que los gallegos se acomodan con facilidad a los equipos de
  6. Una ironía única. Si no es gallego, por favor, no trate de imitar nuestra típica retranca. Simplemente limítese a disfrutar de ese cóctel de sarcasmo e ironía labrado a fuego lento con el paso de los siglos.
  7. Donde no cabe ni un ápice de retranca es a la hora de aludir al carácter trabajador de los gallegos, una comunidad tradicionalmente vinculada al sector ganadero y pesquero, que exigen una dedicación y sacrificio como pocos.
  8. Si hay un símbolo con el que siempre se nos caracterice a los gallegos es la maldita escalera, esa de la que (dicen) no se sabe si subimos o bajamos. Claro que sin ella no se podría llegar a los lugares altos y tener la visión privilegiada desde ellos.

Cuando alguien escoge, como marca y como símbolo, una atalaya es porque ve en este concepto la mejor síntesis de esos ocho rasgos.

PABLO VÁZQUEZ

Soy Doctor en Comunicación, licenciado en Periodismo y graduado en Publicidad y Relaciones Públicas. Disfruto diseñando y llevando a la práctica estrategias para proyectos de todo tipo.

Leave a reply

Esta web utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso. Más información